Aportamos Valor a su Capital Humano
Desarrollamos el Potencial de las Personas

Selección
Evaluación
Formación
Coaching
Orientación profesional
Consultoria
Inicio  »  Servicios para Empresas »  Psico-Coaching Ejecutivo
Psico-Coaching Ejecutivo
     

De forma genérica podemos definir el coaching como una serie de técnicas y procesos llevados a cabo por un profesional (coach) que ayudan a las personas a realizar mejor aquello que ya saben hacer, potenciando todas sus habilidades y descubriendo nuevas posibilidades.

Hemos de añadir también que la grandeza del coaching, estriba en que no es sólo una técnica aplicada de una forma rígida en ciertas circunstancias, es por si misma una manera de relacionarse con las personas, de dirigir, en definitiva es una manera de pensar y de ser, que activa aspectos creativos que las personas desconocen disponer.


El coaching facilita a las personas emprender las acciones necesarias de forma sostenida hacia la consecución de sus objetivos. El coachee (cliente) no aprende del coach (entrenador), sinó de si mismo estimulado por el coach y sus preguntas.

Con el coaching se aprende a pensar por uno mismo, a encontrar respuestas propias, a descubrir dentro de cada uno su propio potencial, el coaching consiste en ayudar a aprender en lugar de enseñar.

El concepto de coaching, no es algo reciente, pues encuentra sus raíces en la antigua Grecia de la mano de Sócrates con su método de la Mayéutica, que estimulaba con preguntas a que sus discípulos encontraran las respuestas.

La utilización del coaching es relativamente nuevo, pues se inició su práctica en el mundo del deporte por los años setenta en Estados Unidos, y rápidamente fue introducido en las empresas con extraordinarios resultados llegando a mediados de los ochenta a Europa, ya consolidado como una nueva cultura personal y empresarial y no como una moda pasajera.

La aplicación de las técnicas del coaching posibilita que las personas se puedan plantear nuevos objetivos.
Estos objetivos pueden ser tan dispares como mantenerse en forma o lograr cambiar de profesión si se habla del ámbito personal; hasta  como lograr hablar bien en público o aumentar la efectividad de la gestión profesional en cualquier área, si hablamos del mundo profesional o ejecutivo; o por último, desde la empresa, mejorar la comunicación efectiva de los directivos o aumentar la eficacia del desempeño de los departamentos y por analogía de toda la compañía.
Cualquier objetivo es realizable siempre que pueda concretarse, medirse y definirse en el tiempo.

Mediante el coaching se define la diferencia que existe entre los deseos y los objetivos, lo que realmente nos proporcionará un beneficio y lo que es un capricho creído, que una vez alcanzado no nos aporta ninguna satisfacción. La colaboración de un buen coach permite a las personas replantearse aquellas aficiones o aquello que les hubiera gustado ser ó hacer y las circunstancias no lo permitieron.En el ámbito profesional las personas con altas responsabilidades , propietarios, ejecutivos, directivos y profesionales liberales, han de adaptarse a los cambios que cada vez se producen con mayor frecuencia y han de reaccionar con mayor rapidez a las exigencias del mercado o de su ambiente laboral para no sucumbir al mismo.

Las personas con elevadas responsabilidades, pueden ser personas abiertas, pero en la mayoría de las ocasiones no disponen de apoyo en el seno de su compañía o de su entorno, a quien poder solicitar ayuda, la competencia encubierta en la propia organización o la inseguridad de la confidencialidad hacen difícil dirigirse a un compañero o a un colega para realizarle una pregunta o solicitar una opinión.

El disponer de un
Coach es contar con un profesional que ayuda a definir y a activar de forma continuada los recursos individuales necesarios para la consecución de los objetivos del cliente. La figura de un coach es la de aquella persona que nunca ocupará otra posición; nunca será el Jefe, ni el socio, ni el colaborador, ni la pareja o el amigo, sólo será el coach, persona de confianza, que no tiene otra meta que la de ayudar a conseguir el éxito a su cliente, sea el que fuere, sin emitir juicios ni valoraciones.

Por propia definición el
coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño; se trata de ayudarle a aprender en lugar de enseñarle, a encontrar las respuestas en lugar de respondérselas y a sacar lo mejor de si mismo; porque en el interior de toda persona hay muchas capacidades a la espera de ser liberadas.

Con la colaboración de un
coach ejecutivo se pueden trabajar grandes metas, desarrollar nuevos proyectos, mejorar las relaciones con jefes, subordinados, equipos de gestión, incorporar hábitos que potencian las capacidades creativas, aumentan las dotes organizativas , mejoran la gestión del tiempo, establecen criterios de prioridades y un gran etcétera que engloba cualquier objetivo que sea posible definir y medir.

La mayor dificultad que se plantean los ejecutivos o profesionales liberales es la falta de espacio en sus agendas para incorporar nuevas actividades, y es precisamente la gestión del tiempo un aspecto que a través del
coaching llega a incrementar la eficacia personal , y al mejorar el rendimiento de una persona clave aumenta el rendimiento de toda la organización.


Cuando las personas clave de las empresas disponen de tiempo y espacio tienen a su alcance dos elementos imprescindibles para crear.

Contacte con nosotros si desea recibir mas información, en el siguiente teléfono: 606.98.24.85, o bien vía mail jrosello@criterion.es
 

© 2007 Criterion Recursos Humanos